Nachos con chili con carne: una mezcla explosiva

Nachos con chili con carne y maíz

El chili con carne y, más aún hoy en día, los nachos con chili con carne son posiblemente los platos más conocidos de la comida tex-mex. Esta receta, con ligeras variaciones, es un básico en casi cualquier carta de restaurantes mexicanos alrededor del mundo.

Ir a la Receta

Tal ha sido el éxito de los nachos con chili con carne, que fuera de México se ha generado confusión en los países de habla hispana, donde no resulta fácil distinguir términos como totopos, nachos o, incluso, chilaquiles. Este problema quizá sea el precio del éxito. Algo así como lo que le ocurre a la pizza fuera de Italia o a la paella fuera de España…

Pero el hecho de que un platillo se desvirtúe a causa de su internacionalización no significa que, en su esencia, no sea una comida espectacular. En Tacos Recetas vamos a intentar devolver sus orígenes mexicanos a estos nachos con chili con carne.

Historia del chili con carne

Porque incluso el chili con carne tiene un origen confuso y controvertido. Su creación se la disputan, por supuesto, México y Estados Unidos. En Texas, el chili con carne es el plato nacional del estado. Independientemente de la procedencia de esta comida, los texanos han hecho de ella un orgullo, una tradición, y han sabido asociar su nombre al chili con carne a lo largo de todo el mundo.

Pero no siempre fue así. El gobierno de San Antonio, tal y como relatan en esta publicación, promovió campañas que condenaban al chili como una comida sucia. En el mismo texto, se recuerda que el chili con carne o, mejor dicho, guisos de carne picante, similares a lo que hoy conocemos como chili con carne, ya eran populares entre la población mexicana a uno y otro lado de la frontera de México con Texas.

En torno a 1880, las llamadas Chili Queens (reinas del chili) sobrevivían en las calles de Texas vendiendo comida mexicana. Al parecer, no siempre chili con carne. Sin embargo, la imposibilidad de distinguir otro sabor que no fuese el picante del chile, hizo a los estadounidenses denominar chili (pronunciación que hacían de chile) a este plato de carne especiada.

Otros autores sostienen que el chili con carne nació en Ensenada, Baja California (otro artículo interesante). Y hay quienes incluso afirman que fueron los conquistadores españoles quienes inspiraron este platillo a los pobladores del territorio que hoy conocemos como México.

Características del chili con carne

El chili con carne mantiene hoy las características principales de esos platos que se popularizaron en Texas a finales del siglo XIX. Es una comida picante, pero no en exceso. La carne rinde muchísimo más que en otro tipo de elaboraciones, algo que hizo al plato especialmente popular entre las clases más humildes. Además, admite un sinfín de variaciones en función de los gustos locales e incluso familiares. Y no sólo en la receta, también en la presentación o los acompañamientos.

Servido en plato hondo, a modo de sopa; acompañado de arroz; bañando una montaña de totopos y convirtiéndolos en nachos; como salsa de una hamburguesa; gratinando unas patatas fritas… Los usos del chili con carne son prácticamente ilimitados. Hoy nos centraremos en los nachos, pero habrá más chili en Tacos Recetas.

Ingredientes y preparación

Tomates y chiles para hacer la salsa del chili con carne
Tomates y chiles para la salsa

Los nachos con chili con carne premian como pocos platos la dedicación del cocinero. La proporción entre esfuerzo y sabor es exacta. Puedes prepararlos con unos totopos de supermercado y un chili con carne de lata. Tendrás algo parecido a unos nachos con chili con carne en menos de 5 minutos, pero el resultado será apto para poco más que llenar la panza y olvidar. ¡Y para eso no se visita este blog!

Primero, vamos a hacer un chili con carne épico. Y, cuando estemos acabando, freiremos unas tortillas de maíz para disfrutar de unos totopos calentitos y crujientes. Lo bañaremos con el chili, decoraremos con nuestras guarniciones preferidas y disfrutaremos de un manjar. ¿Acaso no merece la pena dedicar una horita y media al que será uno de tus platos favoritos?

Cómo hacer un chili con carne muy mexicano

La textura del chili puede ser muy líquida, tipo sopa, o bastante espesa, perfecta para cubrir unos totopos. Ambas variedades tienen su razón de ser. Pero hoy nos centraremos en una receta multiusos de chili con carne. La haremos espesa para nuestros nachos y otros platillos que iremos desgranando en estas páginas. Por ello, partiremos de sólo tres tomates grandes para nuestra salsa.

Con estos tomates y chiles de nuestra preferencia (para un sabor suave, pueden usarse dos chiles morita y un chile pasilla; para uno más picante, cuatro o cinco chiles morita o chiles de árbol). Coceremos los tomates e hidrataremos en esa misma agua los chiles secos.

Mientras, pondremos a calentar manteca de cerdo en una olla, a la que añadiremos una cebolla grande picada en daditos, cuatro dientes de ajo y aproximadamente la misma cantidad de tallos de cilantro. Cocinaremos hasta que la verdura empiece a dorar. Entonces, a fuego fuerte, daremos el primer golpe de color para sellar nuestra carne de res: aproximadamente un kilo. Lo ideal es elegir un corte picado que combine alrededor de un 80% de magro y un 20% de grasa. El morcillo, la falda o la costilla serían buenas opciones.

Para darle sabor a todo esto, pondremos una cucharadita de sal, otra de comino y una rama de canela. Bajamos ya el fuego a medio o medio-bajo y, mientras empiezan a mezclarse los sabores, aprovecharemos para desvenar los chiles y licuarlos junto a los tomates y un puñado de sal. Ya podríamos echar esta salsa junto a la carne y obtendríamos un chili muy rico.

Pero para subir otro nivel en este chili, vamos a traspasar la frontera. De Estados Unidos, vamos a darle el toque del bourbon. Un chorrito de whiskey americano aportará unos aromas muy especiales a este clásico de la comida tex-mex. Dejaremos que el alcohol evapore y, a continuación, agregaremos la salsa de tomate y chiles.

Chili con carne y salsa en la olla
Agregando la salsa a nuestro chili con carne

Ahora es cuestión de paciencia, de cocinar a fuego lento, de disfrutar con esas burbujitas que sabes que garantizarán una explosión de sabor en apenas una horita. Incluso el día siguiente, ya que este es uno de esos platos que podríamos asegurar que mejora con el reposo. Recalentándolo una vez que los sabores se han unido y potenciado durante la noche.

Si el chili se queda sin líquido demasiado pronto, podemos añadir un poco de caldo de carne o sencillamente agua. Y, cuando falten apenas 30 minutos para retirarlo del fuego, vamos a darle la última capa de sabor con una onza de chocolate, que se fundirá y dará además color y todavía más cremosidad al chili.

Variedades: con frijoles, sin ellos… ¿con maíz?

Una vez hemos cocinado el chili con carne durante tres cuartos de hora a fuego lento, llega el momento de decidir. ¿Queremos la clásica receta conocida mundialmente? En ese caso, nuestra opción son los frijoles: los añadiremos, directamente de la lata, y los cocinaremos en el chili durante 15 minutos.

Chili con carne en la olla
Chili con carne sin frijoles, casi listo en la olla

También podremos disfrutar de un chili en su versión más básica; quizá en la que comenzó a degustarse en San Antonio en la época de las Chili Queens. Simplemente, carne picada con la inconfundible salsa. Si en casa no nos gustan los frijoles, es una alternativa muy a tener en cuenta.

Pero si queremos sustituir los frijoles por otro ingrediente que le dé otro plus de sabor y textura al chili; entonces tenemos al maíz de nuestro lado. Una lata de maíz cocido, bien enjuagado y mezclado con el chili durante los últimos 15 minutos de cocción bastarán para integrarlo en el plato.

Ya tenemos listo un chili con carne de campeonato. Podemos consumirlo ya. Usarlo en nachos y muchos platos más. Y no tienes por qué cocinarlos todos hoy. Deja que se enfríe y repose, y congela el chili con carne que no vayas a comer. Tendrás un recurso de oro en la nevera.

Totopos + chili con carne + complementos = tus nachos preferidos

Unos buenos totopos son casi más importantes que un buen chili con carne cuando se trata de servir unos nachos. Olvida las bolsas de maíz frito en aceites de dudosa calidad. Sigue los pasos que te explicamos en esta receta y te resumimos de forma fácil: haz tus propias tortillas de maíz o, en todo caso, compra las mejores que encuentres; fríelas en aceite bien caliente; empapa el exceso de aceite en servilletas de papel y añade sal mientras sigan calientes.

Ya tienes la base de tus nachos. Ahora, recréate bañándolos de chili con carne y decora con más sabor. Por ejemplo, un poco de crema agria, queso de tu preferencia, unas rajas de jalapeño y cilantro picado. Un mix ganador. Picante, cremoso, crujiente, profundo… ¡Ojalá fuesen éstos los nachos con chili con carne que se venden alrededor de todo el mundo!

Nachos con chili con carne y guarniciones
Nachos con chili con carne con frijoles y cargaditos de extras
Nachos con chili con carne y maíz

Nachos con chili con carne

Una tormenta de sabor. Totopos crujientes, salsa picante, aromas a especias que se mezclan para realzar una carne jugosa y tierna… Un espectáculo que puedes rematar con crema, queso, jalapeños, cilantro… ¡O con todo lo anterior! Una receta con alma mexicana que ha sabido traspasar fronteras y hacerse un hueco en los restaurantes de medio mundo.
Tiempo de preparación 15 min
Tiempo de cocción 1 h 15 min
Tiempo total 1 h 30 min
Plato Botana, Plato principal
Cocina Mexicana
Raciones 8 personas
Calorías 600 kcal

Ingredientes
  

Chili con carne

  • 1 cucharada de mateca de cerdo
  • 1 cebolla grande
  • 4 ó 5 dientes de ajo
  • 1 cucharada de tallos de cilantro picados
  • 3 ó 4 tomates
  • 3 ó 4 chiles secos Si lo queremos más picoso: chile de árbol, piquín o morita. Si lo queremos más suave: guajillo, pasilla o ancho.
  • 800 gramos de carne de res (ternera) molida Con aproximadamente un 20% de grasa
  • 1 cucharadita de comino
  • 1 rama de canela
  • sal al gusto
  • 75 ml de bourbon
  • 1 onza de chocolate
  • 400 gramos de frijoles cocidos Podemos sustituirlos por maíz dulce

Totopos

  • 16 tortillas de maíz Mejor si son del día anterior y están algo más secas.
  • aceite para freír
  • sal al gusto

Nachos

  • Los totopos Que acabamos de hacer
  • El chili con carne Una buena cantidad sobre los totopos
  • 250 gramos de crema fresca
  • 200 gramos de queso rallado El queso cotija es una gran opción y muy mexicana. También podríamos usar cheddar, si queremos unos nachos más gringos.
  • jalapeños al gusto
  • cilantro al gusto

Elaboración paso a paso
 

Chili con carne

  • Cocemos durante unos 10 minutos tres tomates. En el mismo recipiente, ponemos los chiles para hidratar. Los tendremos hasta que estén blandos.
  • Doramos la cebolla, los ajos y los tallos de cilantro en una olla amplia con manteca de cerdo. Finalmente, añadimos la carne y seguimos dorando.
  • Agregamos la canela, el comino y aproximadamente una cucharadita de sal.
  • Trituramos los tomates y los chiles (con semillas si queremos más picor o sin ellas, si lo queremos más suave)
  • Ponemos el bourbon y esperamos que evapore el alcohol
  • Incorporar la salsa de tomates y chiles. Mezclar bien y bajar el fuego para cocinar durante aproximadamente una hora.
  • Añadir el chocolate, remover y seguir cocinando.
  • Termina el plato cocinando durante 15 minutos más tras añadir los frijoles ya cocidos, para que se integren perfectamente todos los sabores.

Totopos

  • Corta en triángulos las tortillas de maíz
  • Freír los triángulos
  • Sacar a un papel absorbente, añadir sal y mezclar bien.

Nachos

  • Colocar los totopos como base. Puede usarse un papel antigrasa en el fondo para presentar.
  • Cubre los totopos con el chili con carne recién hecho.
  • Remata el plato con crema fresca, queso, jalapeños y cilantro a tu gusto.

Video

Keyword carne de res, chili, Nachos, totopos

Ver la receta de nachos con chili con carne en Youtube.

Article Tags:
· · ·
Article Categories:
+ que Tacos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valoración de la receta




Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad